• Andrea Arenas

Entrevista Avid Latam



Para leer la entrevista ir al enlace:

https://connect.avid.com/canal-auditivo-Andrea-Arenas.html



La nueva generación del audio: Andrea Arenas

Entrevista por: Gina Pegnotti


Andrea ha trabajado como ingeniera de audio para compañías como Cirque du Soleil y Dragone, además tiene una larga trayectoria como música e ingeniera de grabación en orquestas.


¿Cómo comenzó tu carrera en audio, estudiaste formalmente?


Comencé tocando percusión en la Orquesta Sinfónica Infantil de Venezuela. Allá hay un sistema de orquestas que es una institución muy grande y reconocida mundialmente, se llama “Fundación musical Bolivar”, fundada por José Antonio Abreu. En otros países han copiado este sistema que se creó para generar inclusión social para los niños de diferentes barrios.


Entonces desde pequeña que yo me quería dedicar a la música pero mi familia me decía que no era un trabajo posible, lo veían como un pasatiempo. Entonces, una vez escuché a unos amigos conversando sobre ingeniería de sonido y pensé que como no podía estudiar música, podía probar esa alternativa. Estudié Ingeniería Electrónica en la Universidad Simón Bolivar en el 2002 porque en ese momento en Venezuela no existían instituciones oficiales que impartieran la carrera de sonido.


¿No tenía enfoque en sonido esa carrera?

No, para nada. Teníamos 3 electivas de audio, nada más, y muy básicas. Cuando estaba a la mitad de la carrera me enteré de que había un estudio de grabación en la universidad. Un día toqué la puerta y les dije que quería aprender de audio y ahí me empezó a enseñar Francisco Coco Díaz, mi primer mentor. Después me quedé haciendo una pasantía en el estudio y trabaje un año y medio allí.


¿Ademas de haber estudiado audio estudiaste musica?

Sí, gire con orquestas sinfónicas, fui al conservatorio y estudie en una escuela de musica composición.


¿Después empezaste a hacer más sonido en vivo o siempre seguiste trabajando en estudio?

Me gustaba mucho trabajar en estudio pero me faltaba acción. Luego del estudio de la Universidad, me fui a trabajar como ingeniera en la orquesta donde tocaba. Ahí lo que hacía era grabar en vivo y hacer transmisiones para televisión, pero seguía pensando que quería aprender sonido en vivo. El problema era que en Venezuela el gremio era muy cerrado y casi todos hombres. Luego me fui a México y ahí comencé a trabajar en una empresa haciendo soporte técnico de consolas de vivo y tenía que ir a muchos conciertos como soporte. Así comencé a ser parte de los espectáculos y estar ahí en la acción. Finalmente entré al rubro del circo que es donde trabajo ahora y ahí me dediqué al audio en vivo.


¿Ahora en Dubai con qué compañía de circo estás?

Con la compañía Dragone, casi todos mis shows favoritos son de Franco Dragone. Tiene su sello especifico que es hacer muchos shows con agua. El show de acá se llama Le Perle y también es con agua.


¿Cuál es tu rol en ese espectáculo?

Con el equipo de audio vamos rotando y hacemos diferentes tareas. Hoy, por ejemplo, hice FOH, también estoy haciendo el track de backup de director musical para correr la música del show, otras veces hago RF que es como backstage: estar pendiente de los micros y eso; o también me puede tocar ser Submix que es como los monitores para los músicos.


¿Es muy distinto trabajar en un espectáculo de circo así de grande a trabajar, por ejemplo, con una banda?

Lo diferente es el presupuesto que tiene la compañía, todo lo que necesites te lo dan. Es un show ya creado y estas viajando con los mismos equipos y todo está calculado… sabes qué esperar. En cambio con una banda te pueden tocar muchas sorpresas, depende del tamaño de la banda también. Nunca me tocó hacer muchos tours de bandas, pasé directo al circo.


¿Ustedes participan también de la creación del espectáculo?

Yo no he participado. Pero hay un compositor que trabaja junto al creador del show y el diseñador de sonido. Durante las creaciones cada quien aporta de su expertise. Mi jefe aquí en La Perle estuvo en la creación y me contó que trabajar con Dragone, es muy exigente, tiene ideas super locas y hay que llevarlas a la práctica. Por ejemplo, hay una piscina en el medio del espectáculo y querían que pareciera que respiraba, entonces a alguien se le ocurrió poner hielo seco adentro de la piscina para que respire y agregarle un sonido. Y eso lo tienen que hacer rápido, tener todo preparado para atender las demandas que vayan surgiendo.


¿Trabajas con consolas de Avid?

Sí, en los dos shows anteriores, Amaluna y Totem, usamos VENUE para FOH y monitores.


¿En la universidad aprendiste con Pro Tools?

En el estudio donde comencé a trabajar utilizaban otro sistema, así que primero aprendí con ese, pero yo veía que todo el mundo usaba Pro Tools. En esa época era más difícil hacer que las sesiones de diferentes softwares fueran compatibles, tomaba mucho tiempo bouncear tracks y montarlos en una sesión de otro software. Entonces, si todos usaban el mismo software no tenía sentido que yo estuviera usando otro. En el 2008 decidí comprar Pro Tools y es lo que uso siempre para mis proyectos personales.


¿Ahora por trabajo solo haces vivo?

Claro, pero tengo muchos proyectos propios y edito muchos podcasts en Pro Tools. Me es muy automático porque ya forma parte de mi proceso creativo, no lo veo como algo técnico sino como parte de mis herramientas artísticas.


¿Me cuentas de tu proyecto Sandtracks?

Sí, Sandtracks, es un banco de música con licencia Creative Commons. Se me ocurrió en la pandemia, veía que la gente pedía musica para sus cosas y no querían pagar Copyright. Entonces estuve leyendo sobre las licencias Creative Commons que no es una licencia libre porque la gente tiene que adjudicar la autoría pero es gratuita. Es como una manera de ayudar y a la vez difundir.


Por un lado, entiendo que el derecho de autor es importante para que la gente no se enriquezca a costa de la música de los demás, pero, por otro lado, hay gente que no está con mentalidad de crear para enriquecerse. Sino que quiere hacer un trabajo visual por placer y lo quiere acompañar con una canción pero no tiene para pagar entonces tiene esta opción. Se da un proceso colaborativo.


¿Y para eso usas mayormente instrumentos virtuales o llamas gente para que grabe?

Casi todo son instrumentos virtuales y si tengo que grabar percusiones o cantar lo grabo yo.


Leí una nota que escribiste sobre “Acustemología” y me pareció muy interésate…

Sí, eso es de una maestría de Gestión Cultural que estoy estudiando. Es sobre transformación social a través de lo cultural. Me interesó mucho este término que encontré "Acustemología", se basa en analizar cuál es la repercusión de los sonidos que nos rodean en nuestra identidad cultural. Cuando trabajaba en Hermes Music, en México, me acuerdo que mi jefe me contó que estaban planeando un evento pero que no se podía comenzar porque el Chamán no había dado la aprobación de los dioses para que se hiciera. A veces quienes nos dedicamos a este mundo terminamos cayendo en el lado mercantilista de la música y el arte, que es ganar plata y vender entradas, y no pensamos en esas cosas. La cultura es lo que define la identidad de las poblaciones y está bueno tener eso en cuenta al organizar eventos en diferentes lugares.


¿Trabajaste con orquesta en grabación?

Sí, trabajé en el Centro Nacional de Acción Social por la Música del Sistema de Orquestas, un edificio que tiene dos salas y había conciertos todos los días y todo se grababa. La Deustche Grammophon venia ahí a grabar discos en vivo y me tocó trabajar con ellos.

¿Qué aconsejarías a quienes están iniciando su carrera en audio?

Hay mucha gente que se pregunta si es necesario estudiar oficialmente en la universidad. Yo fui a la universidad y diría que sí, siento que te enseña a pensar para resolver problemas. Obviamente la vida también te enseña. También recomendaría que sigan sus instintos y sean fieles a lo que piensan, a mi me pasaba pensar "esto se tiene que hacer así" pero no decir nada porque siempre era la niña, la más joven y después me daba cuenta de que lo que yo quería decir estaba bien, pero no lo decía por miedo. Siempre va a haber alguien que sabe más que tú y alguien que sabe menos.






Back to stories